La coerción naturalizada

amenazas-1A menudo en la docencia nos encontramos con grupos o alumnos que demuestran no poseer interés alguno en la temática que tratamos. En ocasiones, esto sucede en todas las materias.

El maestro atento descarta en primer momento, luego de diagnósticos, situaciones físicas, mentales o hasta alimentarias. Cuando el alumno no tiene ningún inconveniente en ese plano, suele considerarse que simplemente es “rebelde” o “esta en otra” o es “desinteresado”.

amenazas-1

Frente a ello existen diversas posturas para asistirlo, pero la más frecuente es indicarle que debe estudiar y prestar atención o va a “repetir” el año. Esta amenaza, lamentablemente escuchada muy frecuentemente, tiene una connotación no solo negativa en lo pedagógico sino en la conformación general de la psiquis del niño.

 

El alumno aprende que debe hacer las cosas por la amenaza que representa su inacción o imposibilidad, no por motivación de superación.

De esta forma vamos naturalizando el sistema de coerción, dando a la “repetición” de un curso una connotación de castigo, y no con el sentido que realmente posee que es reiterar los conocimientos que no he podido comprender para alcanzar las expectativas de esta sociedad.

Como desactivarla?

Cambiando amenaza por estímulos positivos que incremente la autoestima de un niño que en forma reiterada aprendió que debe “hacer” las cosas para evitar un castigo.

Fundamentalmente demostrarle respeto y amor, valorando sus esfuerzo y encontrando el origen de su desinterés para motivarlo apropiadamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s